domingo, 5 de mayo de 2013

Día de la madre

Feliz día de la madre a todas las maravillosas mámas lectoras .
Para todas ellas especialmente va dedicada esta página de hoy, esperamos que os gusten nuestras recomendaciones lectoras para compartir con vuestros hijos. 
 

Cuento escrito pensando que son los padres los que se lo van a leer a sus hijos y propicia una lectura activa. El papá o la mamá, al leerlo, tienen que gesticular, imitar voces,abrazar a su hijo... y decirle “Te quiero” de once formas distintas


En este precioso libro ilustrado, un simpático osezno le cuenta a su mamá los innumerables motivos por los que la quiere: por jugar con él aun cuando está ocupada, por estar siempre pendiente de que no se haga daño, por escucharle con paciencia...

Hay muchos adultos que parecen no recordar las travesuras que hicieron de pequeños... ¿o es que realmente alguien no ha cometido alguna vez una?... o mejor dicho... ¡más de una!




Según este cuento, por lo visto las mamás siempre se comían la comida, nuncan se metían el dedo en la nariz, no decían palabrotas, ni pintaban las paredes con rotulador. Y por supuesto, tampoco tuvieron nunca celos de su hermanito y siempre lo trataron con cariño.

Pues sí, parece ser que las mamás de pequeñas fueron unas santas.... ¿alguien se lo cree?... cuando abráis este libro podréis comprobarlo...

Sin duda, con este libro cobra un gran sentido esta frase extraída del libro "EL PRINCIPITO", que siempre me ha cautivado: "todas las personas grandes han sido niños antes... pero pocas lo recuerdan".

Por favor, no perdáis nunca el alma de niños que todos llevamos dentro... y si creéis que la habéis perdido, no os preocupéis y buscadla, que seguro podréis recuperarla con un poco de esfuerzo.
http://sonandocuentos.blogspot.com.es/2010/03/mama-fue-pequena-antes-de-ser-mayor.html 



Cuando hablamos de libros favoritos en los niños pequeños, nos referimos a aquellos libros que contienen historias e ilustraciones que quieren ser leídas y observadas una y otra vez. Libros cuya lectura no cansa, al contrario, que quiere ser oída noche tras noche; una lectura que calma, que abraza, que entrega amor. Y más aún, si ese libro se transforma en un objeto de adoración, que acompaña en los viajes, en los juegos y en los sueños, podemos hablar con total propiedad de que encontramos ante un libro favorito.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada